22/11/2006

Adaptación



Alguien abrió las puertas del hielo y la piel que me cubre se eriza… intento formar parte del frío pero es demasiado fuerte para mi calidez…

15/11/2006

Antítesis

Me dicen amigo y tantas veces los he olvidado,
me llaman hermano pero desconozco el vínculo sagrado,
creen mis palabras y simplemente no encuentro el camino,
envidian esta forma simple de vivir
y estoy sumergido en mil complicaciones,
siento que camino entre nubes
y al instante me hago añicos contra el suelo,
me lamento por estar solo en el mundo
y siempre hay alguien para tenderme su mano,
sospecho que poseo toda la verdad
y el mas ignorante hace presencia para corregirme,
siento que el mundo me pertenece
y ni siquiera soy dueño de mi corazón
porque ya me lo han robado ...

08/11/2006

Transporte Público

Muchas veces me he abstenido de escribir por no encontrar las palabras precisas, esta vez he optado por la simplicidad del momento, ahora que salgo de la escuela y voy en el ruidoso camión hacia mi hogar, donde dicen que es el lugar al que uno llega a lamerse las heridas después de la batalla. Veo pasar las calles, los faros y la gente como confusas manchas, es el efecto de la velocidad y me pregunto cuantas veces vemos así los días pasar, como grandes manchas corridas por el tiempo. Me dispongo a hablar de todo y de nada y por primera vez la pluma avanza mas rápido que mi mente, no hay tiempo para la reflexión de ideas ni tiempo para acomodarlas. En la mañana tuve tantas ganas de llorar, pero no pude romper la barrera, no logré abrir la presa invisible que las contiene. Creo que llegué a ese instante de crisis del que hablabas, cuando la euforia desmedida pasa por momentos, cuando sientes que caes al vacío después de recorrer el camino ascendente en estado de trance, después de volar alto, caigo de la nube y me estrello con el suelo y me duele. En la picada me quedé vacío y ahora sin miedo me dispongo a comprobar si todo lo que dijimos fue cierto, si las palabras pronunciadas con el corazón no se esfumaron con el choque. Cuanto deseo que trascienda más allá. En estos momentos un tipo con facha de brasileño sube con su guitarra al camión y comienza a tocar algunas notas y a cantar algo en portugués, es extraño, parece que solo toca para si, es una canción alegre que quizá hable del amor, no lo se, podría intentar descifrar su idioma hermano pero mi mente solo intenta alcanzar la pluma así que retomo el tema y titubeo en comentarle algo al respecto pero recuerdo que desde el inicio lo acordamos y lo tomé como única regla; la sinceridad.
Una tipa decidió sentarse aquí a mi lado y yo intento poner encima de estas líneas mi brazo para que no las lea, no son de su incumbencia; que tonto, como si le importara su propia descripción, pero en éste momento vuelvo a escudriñar la calle y la conjunción de las casas, calles y letreros me dicen que voy llegando a casa, es hora de ir a correr y sudar las penas, después hablaré con ella.

---

Hablé con ella y pude reencontrarme, pisar el suelo después de levantarme e impulsarme de nuevo a volar, sabiendo luego de haber perdido el piso donde está la tierra.

06/11/2006

Miel


Si en una noche las sombras vienen y el fulgor escapa ...
si en un latir la sangre quema y las tensiones matan,
no olvides tus visiones por tribulaciones santas encarnadas...
No hagas caso de la miel
si no estas conciente de su procedencia,
puede ser amarga si no la tomas como tal,
mortal si no estas listo para ella...


Y llegó a su estado terminal, preguntandose si habría de renacer...

La dormidera

Estoy exhausto, con las marcas hundidas por el trayecto de reclamo en la conciencia, con la impotencia de no poder regresar el tiempo y cambiar la historia, con el miedo atroz de la inmovilidad aplastante. Acercarse tanto al centro desgasta, confunde. Encontrarse desnudo en la noche y no saber si los pasos caminados habrán de ser la cuerda misma que se abrace al cuello en el momento de saltar al fin del mundo con el afán de buscar la sensación de libertad… paraliza.
Estoy exhausto por la fatiga que produce el silencio, por el hartazgo del caos, por la impotencia de no poder librarme de ese llanto acumulado por tantos años, de no saber hacerlo, de comenzar a ahogarme con las lágrimas amontonadas y enfermarme con su estancamiento.
Necesito descansar, pero me resisto a aceptar el respiro que requiero, podría quedar dormido la vida entera, acostarme entre las nubes y sentir su suavidad, podría morir de una vez por todas y de nada serviría porque mi cansancio no proviene de la ausencia de fuerza sino de la fuerza malgastada y se que tengo que tirar a la mierda todas esas cosas tan banales que inundan saturan llenan atestan rellenan embuten colman atiborran y desgastan mi puta vida… suplico al cuerpo y alma entregarse por completo, liberarse de la fatiga producida por el reclamo incesantemente personal, que renuncien a la comodidad mal venida, al miedo que tan sutilmente seda la vida. Necesito descansar… pero me resisto a aceptar el respiro que requiero. El remedio; recordar y olvidar, quitarme de encima esta piel que me asfixia lentamente, que exprime mis pulmones robándoles el oxigeno que con tanto trabajo consiguieron… ¿Cuantos electrones en movimiento? ¿Cuantos átomos? ¿Cuantas células? ¿Cuánto esfuerzo del corazón por entregarle al cuerpo con cada latido una bocanada más de vida? … ¿y todo para que? ¿Para que la mente tenga miedo y le ordene al cuerpo simplemente permanecer impávido ante tan inmensa sustancia colosal? Estoy exhausto, no puedo mas, necesito descansar.