07/06/2007

"╠╩╦╩╬"


Magia. Huele a Magia. El perfume de sus partículas fluye por mi nariz, se distribuye a la memoria, a la imaginación, a los sueños… a mi alma…. Magia; este es su olor, el presagio de un hechizo que está por conjurarse, pero las caras no concuerdan con la historia. Estaba ahí frente a mí y soñé que soñaba, una inmensa atracción, un deseo más allá de lo físico y de lo material. Somos solo estrellas fugaces le dije, siempre estaremos en movimiento ¿A dónde va la luz con tanta prisa? 300,000Km/seg. ¿A donde vamos nosotros? ¿Acaso importa? La esperé sin decirnos más. De vez en cuando, sin sonreír sus ojos se encontraban con los míos. Vació mi alma y la llenó con la suya, permanecí ahí con paciencia, podría haber estado más de mil años sin problemas – si la conciencia perdurara –. No se cuanto tiempo pasó, pero cuando salió de ahí ya no hubo necesidad de hablarnos. Lo sabíamos todo, hicimos el amor sin rozar siquiera nuestra piel – aún siento el eco de la gloria – Después me siguió sin que se lo pidiera, quizá lo hice con mi espera, estaría conmigo más de mil años. Conocí que significaba no tener prisa, la luz lo comprendió también y por un instante el tiempo se detuvo eternamente – y ahora que continúa paralelamente a la perpetuidad, no se porque apareció de esa manera tan fugaz – ahora me diluyo de nuevo hacia el azul y vuelo lejos, siempre en movimiento, pero quedándome perpetuamente en cada sitio. Magia, somos magia.